¿Cómo se mueve el dinero de los bancos?

Los bancos reciben el dinero de las personas que confían en ellos a cambio de una ganancia que se refleja en los intereses que reciben por sus cuentas de ahorro o cuentas a plazo fijo. Este dinero el banco no lo mantiene congelado, para generar ganancias hace que siga circulando en forma de préstamos que le permiten que otras personas transformar sus planes en realidad.

De esta manera los bancos contribuyen a que la economía del país siga creciendo y no se paralice o retroceda. Este dinero que circula diariamente en todas las actividades que nos podemos imaginar (compras de alimentos, de un auto, financiar nuestros estudios o la compra de un departamento) es producto de estos ahorros iniciales que gracias a las colocaciones se han convertido en una cantidad mucho mayor de dinero en circulación.

Entonces una pregunta que se podría hacer un ahorrista antes de depositar el dinero que le costó tanto esfuerzo conseguir es: si el dinero que deposito, el banco lo va a prestar, entonces ¿el banco en realidad no tiene mi dinero? La respuesta es muy sencilla, el banco podrá atender tu solicitud para retirar tu dinero cuando uno lo necesite, pero no lo tiene disponible en cualquier momento para todos sus clientes.

Esto significa que ningún banco o financiera del mundo por más sólido o estable que sea, podría atender de manera inmediata a todos sus ahorristas si esto deciden retirar todo su dinero al mismo tiempo.

La capacidad de los bancos de atender nuestras necesidades de dinero diarias se llama liquidez bancaria. Esto es dinero disponible o activos que sean fáciles de transformar en efectivo que les permite atender la demanda diaria de sus clientes. Es importante resaltar que este monto es una cantidad pequeña en comparación de todo el volumen de depósitos; sin embargo, es un monto suficiente que les permite atender a sus clientes y al mismo tiempo poder generar mayores ingresos para seguir financiando los planes de nuevos clientes.

¿Qué hace un banco?

Contrario a lo que se podría pensar, el objetivo principal de un banco no es generar mayores ganancias, sino ofrecer la posibilidad de que más personas puedan realizar sus planes gracias al financiamiento que les otorga.

Al ser un nexo entre las personas que tienen excedentes de dinero y aquellos que buscan fuentes de financiamiento, los bancos contribuyen también al crecimiento de la economía. De esta manera los bancos captan el dinero de sus ahorristas e inversionistas y lo inyectan en el mercado gracias a los emprendedores y empresas que generan mayores fuentes de ingreso y empleos.

Este sistema se articula gracias a 4 integrantes que cumplen cada uno un rol fundamental. Estos actores son: ahorristas, prestatarios, accionistas y trabajadores. Los ahorristas confían su dinero en los bancos buscando seguridad, disponibilidad y ganancias que se basen en inversiones responsables. Los prestatarios son todas las personas que buscan préstamos de dinero en base a la confianza que los bancos depositan en ellos y según ciertas condiciones e intereses. Los accionistas son el grupo de personas o empresas que sirven de base al capital que forma el banco y por lo cual reciben también un beneficio. Los trabajadores que aseguran el buen funcionamiento de la empresa y brindan asesoría a los clientes y a quienes se le retribuye con un sueldo.

¿Cómo asegura un banco que todos los que forman parte de su sistema reciban los beneficios acordados? Para ello, es que, como todo negocio, los bancos necesitan generar ganancias para poder seguir prestando más dinero y cumpliendo con sus obligaciones con sus ahorristas, trabajadores e inversionistas.